PUBLICACIONES ARQUITASA

ARQTUALIDAD ARQUITASA
21 05 2019

LA TASACIÓN HIPOTECARIA ES UNA GARANTÍA PARA EL CIUDADANO.

La hipoteca y el consumidor

 

El banco no puede imponer a una Sociedad de Tasación  

Para obtener ‘un crédito hipotecario’ es necesario realizar una ‘tasación oficial’, que consiste en una valoración del bien a hipotecar, realizada cumpliendo una serie de procedimientos regulados por ley, entre los que destaca el estricto cumplimiento de la ‘Orden ECO 805/2003’. Las ‘tasaciones oficiales’ sólo pueden ser hechas por una Sociedad de Tasación Homologada por el Banco de España y éstas deben ser independientes del banco o entidad financiera que concede el ‘préstamo hipotecario’. Es decir, ‘el banco no hace la tasación’, el banco no puede tener o ser accionista de una ‘Tasadora Oficial’, el banco no puede imponer a una Sociedad de Tasación u otra, ni siquiera puede imponer medida discriminatoria alguna a sus clientes, si la tasación oficial, la realiza una Sociedad de Tasación u otra, simplemente debe exigir que la referida valoración venga avalada por una Tasadora Homologada por el ‘Banco de España’

 

 

La tasación oficial protege a los clientes

La ‘Tasación Hipotecaria’ es una garantía para la entidad financiera, por supuesto, porque ayuda a disminuir el riesgo del banco, pero sobre todo la tasación oficial protege a los clientes frente a los prestamistas. Se suele creer que realizar la ‘valoración oficial’ es una obligación impuesta por el banco, pero la realidad es una exigencia legal, es una obligación que impone el Estado, con su legislación, porque debe garantizar la estabilidad del ‘sistema financiero’, pero también porque protege al solicitante, además de asegurar la ‘libre competencia’ por lo que la recientemente aprobada ‘Ley de Contratos de Crédito Inmobiliario’  deriva su coste al consumidor y no al banco. En realidad, el cliente siempre paga ‘la tasación hipotecaria’, aunque la publicidad engañosa de algunas entidades financieras diciendo que ofrecen tasaciones gratuitas, algo totalmente incierto, porque de una manera u otra el consumidor la paga, pero si no la encarga directamente no la puede controlar y a la larga, le cuesta mucho más.

 

 

Las tasaciones deben ser ajenas a la ‘operación financiera’

Es decir, a los clientes les interesa que las tasaciones sean emitidas por empresas independientes y ajenas a la ‘operación financiera’. Con independencia de la obligatoriedad legal al consumidor le conviene asumir el coste de la ‘valoración oficial’, adquiriendo la propiedad del informe, que podrá utilizar para negociar su ‘hipoteca’ con diferentes bancos y hacer efectivo el uso de la tasación antes de la constitución de la referida hipoteca, para también poder negociar la compra de la vivienda y conocer cualquier circunstancia que le pudiera afectar, como su situación catastral, registral, o urbanística. También podrá conocer sus posibles servidumbres, afecciones fiscales, además de conocer la calidad de sus materiales y sistemas constructivos, de sus instalaciones o su ‘eficiencia energética’, tan importante para conocer sus costos de mantenimiento. Además, podrá saber los impuestos que tendrá que pagar, el coste de los seguros necesarios y en caso de estar alquilada, conocer la repercusión del alquiler en el valor de la vivienda. 

 

0/5 (0 Reviews)