arquitasa logo PUBLICACIONES ARQUITASA
ARQTUALIDAD ARQUITASA
6 11 2020

LA DIFERENCIA ENTRE ARQUITECTO Y APAREJADOR

DIFERENCIAS ENTRE UN ARQUITECTO Y UN APAREJADOR

Son tres términos los que nos hacen caer en confusión. Podemos hablar de arquitecto y de aparejador o arquitecto técnico. A simple vista pueden parecer sinónimos o que sus funciones van a ser muy parecidas pero esto no es así. Bien es cierto que en los últimos años han cambiado las nomenclaturas de los títulos y los grados pero hay que tener clara la diferencia y las funciones de cada uno de ellos.

La principal diferencia entre los dos es que el aparejador se orienta hacia la dirección de la ejecución de las obras de edificación mientras que el arquitecto es el encargado de los proyectos y la dirección arquitectónica de las obras. Dicho de otra forma, el arquitecto se encarga de supervisar el diseño del edificio y verifica que la obra refleje claramente lo que está en el proyecto. El aparejador, por el contrario, se encarga de que la obra esté correctamente ejecutada.

Estas atribuciones vienen definidas en la Ley de ordenación de la edificación. Eso en la teoría porque en la práctica aún siguen surgiendo muchas dudas en cuanto a la aplicación correcta en cada caso. Por eso, cuando existan dudas, se deberá estudiar cada caso concreto y acudir a la localidad en la que tenga lugar.

FUNCIONES DEL APAREJADOR

El aparejador podrá realizar proyectos (siempre que aparezcan como intervenciones menores que no impliquen una modificación en la estructura del edificio). El aparejador entra a formar parte de la dirección facultativa pero como director de ejecución material. ¿Qué es la dirección facultativa? Está formada por un arquitecto y un aparejador. El arquitecto se ocupa de la dirección general, de solucionar algún imprevisto y el aparejador dirige la ejecución material, vigila más el trabajo del constructor para que se ajuste a lo que ha proyectado el arquitecto.  Además de esto, el aparejador también puede encargarse de coordinar la seguridad, elaborar informes, peritajes, mediciones…

A continuación te vamos a proporcionar una lista con algunas de las actividades de las que puede encargarse el aparejador:

  • Certificados energéticos
  • Certificado de antigüedad de los inmuebles
  • Informes periciales
  • Certificados descriptivos y gráficos para la posterior expedición de licencias de ocupación
  • Antiguas legalizaciones de viviendas ( situadas en terreno rural no urbano)
  • Proyectos de reforma
  • Proyectos de segregación
  • Proyectos de demolición
  • Proyectos de cambio de uso
  • Licencias de apertura
  • Informes de inspección técnica de edificios
  • Informes de evaluación de edificios
  • Estudios de seguridad
  • Estudios de salud
  • Planes de seguridad
  • Certificados para andamios
  • Coordinación de seguridad y salud
  • Trabajos al servicio de la administración pública
  • Trabajos en empresas constructoras y promotoras inmobiliarias
  • Redactar el presupuesto de ejecución material

FUNCIONES DEL ARQUITECTO

Los arquitectos se encargan de llevar a cabo los proyectos de construcción de casi todos los edificios y proyectos de urbanismo, independientemente del tipo que sea. También forman parte de esa dirección facultativa que ya hemos explicado antes y en la que se encargan de realizar las labores de jefes de obras. También pueden tomar el papel de coordinadores de seguridad, elaborar informes, peritajes…

Hay ciertas áreas en las que solo los arquitectos tendrán competencia exclusiva. Esto es: los cambios de uso de un edificio completo y se encargan también de los proyectos urbanísticos tales como estudios de detalle, planes parciales…

AMBOS SON NECESARIOS

Para terminar diremos que por lo general, para llevar a cabo cualquier obra vamos a necesitar tanto a un arquitecto como a un aparejador. En este post os hemos querido resumir cuáles son sus funciones desde un punto de vista muy amplio. Pero desde Arquitasa no queremos que perdáis detalle de nada por lo que en la Ley de Ordenación de la edificación https://www.boe.es/buscar/act.php?id=BOE-A-1999-21567 de 5 de noviembre de 1999 vienen reguladas claramente las funciones de cada uno.

Publicaciones
relacionadas

En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si navegas por nuestra web, estarás aceptando el uso de las cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar