Arquitectura Inteligente: Domótica, Inmótica y Urbótica

PUBLICACIONES ARQUITASA

ARQTUALIDAD ARQUITASA
20 04 2021

Arquitectura inteligente: domótica, inmótica y urbótica

Desde hace algunos años la tecnología es parte de nuestra vida. Empezamos con los ordenadores, teléfonos, smartphones y finalmente, no podemos vivir sin Alexa. 

Las soluciones tecnológicas han llegado para hacernos el día a día más fácil y mejorar la funcionalidad de nuestros inmuebles: desde aplicaciones que controlan la iluminación de nuestro hogar, hasta dispositivos que monitorizan la seguridad. 

El internet de las cosas (IoT) es un término que se refiere a la capacidad de interconexión de objetos a través de internet. Dentro del concepto IoT se incluyen las disciplinas asociadas a la automatización y control de los inmuebles. 

En este artículo hablamos sobre esas tecnologías: la inmótica, la domótica y la urbótica que, en su conjunto, forman la arquitectura inteligente o domótica. 

La arquitectura domótica o inteligente es la disciplina que aplica la tecnología y automatización al diseño de espacios. 

¿QUÉ ES LA DOMÓTICA, INMÓTICA Y URBÓTICA? 

Domótica, Inmótica y Urbótica: los tres conceptos se componen de una raíz y el sufijo griego “tica”, que indica automatización, “hacer por sí mismo”

Cada una con su campo de actuación, las tres definiciones denotan las diferentes escalas en las que se aplica el control y la automatización inteligente: luz, calefacción, seguridad, energía y otros elementos vinculados a los espacios donde habitamos las personas. 

  • Domótica

Del término domus (casa) y autónomo (que se gobierna a sí mismo), la domótica es la automatización de una vivienda a partir de un conjunto de técnicas y tecnologías que incluyen la luz, agua, comunicaciones, seguridad, etc. 

  • Inmótica

Derivada del vocablo Inmōtus, la inmótica es la automatización de edificios no residenciales. Al igual que la domótica, a partir de la aplicación de técnicas y tecnologías que controlan de forma inteligente los elementos de un inmueble como gestión energética, seguridad, etc. 

  • Urbótica

El vocablo urbs refiere al término “ciudad” y unido al sufijo “tica” en la palabra “urbótica” se refiere al control inteligente y automatizado de las ciudades. 

Diferencia entre domótica, inmótica y urbótica

Infografía: Diferencia entre domótica, inmótica y urbótica. Fuente: elaboración propia.

¿CÓMO FUNCIONA LA AUTOMATIZACIÓN DE INMUEBLES? 

La domótica, inmótica y urbótica; o la automatización de inmuebles parten de una red de hardware y comunicación electrónica conectada a un software de gestión. 

En general, los tres tipos de automatización (vivienda, edificio y ciudad) funcionan a través de un sistema compuesto por tres elementos: sensores, controladores y transmisores. 

Por ejemplo, la inmótica es capaz de controlar las luces mediante detectores de presencia: gracias a la programación horaria, los sensores de movimiento o teniendo en cuenta la luz natural que hay en cada zona. 

¿Alguna vez se te ha apagado la luz dentro del baño de un bar? Esto es debido al sistema inmótico que controla la iluminación: al no detectar movimiento durante un tiempo determinado, la luz se apaga automáticamente. 

Aplicado a la domótica, las luces de una casa estarían programadas para apagarse cuando no hay nadie en el hogar, o cuando el sistema no detecte movimiento: evitando que dejemos las luces encendidas.  De esta forma, gracias al control automatizado, se puede ahorrar hasta un 40% del gasto energético mensual. 

CÓMO FUNCIONA LA DOMÓTICA

Aunque parece complejo, el funcionamiento domótico es más sencillo de lo que parece: solo se necesita una red wifi y conexión a internet para transmitir la información entre los dispositivos (luces, climatizadores, alarmas, etc) y el sistema. 

En el caso de las viviendas, lo normal es interactuar con el sistema de automatización a través de una aplicación móvil. Al centralizar la recogida de datos en un solo programa, los diferentes dispositivos pueden interactuar entre sí y ser controlados desde un único lugar. 

Los campos donde se puede aplicar la domótica son varios: 

  • Gestión energética: ahorro, eficiencia y generación de energía para reducir y optimizar el consumo de energía dentro de la vivienda. 
  • Confort: iluminación, climatización, persianas, riego o control de dispositivos multimedia. 
  • Seguridad: la domótica aplicada a la seguridad en la vivienda se encarga de prevenir y detectar de proteger a personas y bienes de posibles inclusiones. 
  • Accesibilidad: control remoto por voz, movimiento, etc. Uno de los campos donde la domótica actúa es en la proporción de herramientas para que el uso de la vivienda sea sencillo y manejable para todos los usuarios posibles, independientemente de su condición, edad o grado de capacidad. 

CÓMO FUNCIONA LA INMÓTICA

El funcionamiento de la inmótica es parecido a la domótica, pero a gran escala: los equipos y sistemas de automatización y control de edificios (BAC) no residenciales (centros comerciales, edificios institucionales, empresas, naves industriales, etc) siguen las mismas premisas que los residenciales, pero sobre una superficie mayor o un control más exhaustivo e independiente de los campos de actuación. 

Un punto importante de la domótica es la monitorización del edificio, que permite una mejor prevención, control y conservación del inmueble

Gracias a la sensorización de elementos como la humedad o temperatura, se pueden detectar fallos en el sistema antes de que den la cara; optimizar el control de accesos o prevenir problemas en el funcionamiento de los ascensores. 

CÓMO FUNCIONA LA URBÓTICA 

El concepto de urbótica, la automatización y control aplicados a las ciudades, está relacionado con la idea de Smart Cities o ciudades inteligentes: un sistema de integración,  optimización y control complejo de todos los elementos que conforman una ciudad. 

Las aplicaciones de la urbótica a las ciudades son: 

  • Recogida y gestión de residuos 
  • Control de semáforos 
  • Videovigilancia y seguridad pública
  • Eficiencia energética y alumbrado público. 
  • Movilidad urbana
  • Infraestructuras y equipamientos. 

Algunos ejemplos de ciudades inteligentes o smart cities que utilizan la urbótica están Tokio, Ámsterdam, Singapur o Dubái

PROTOCOLOS DE COMUNICACIONES PARA INMÓTICA Y DOMÓTICA

Para automatizar un inmueble, todos los elementos deben estar conectados: dispositivos, sensores, controladores y transmisores necesitan un lenguaje común que los interconecte. 

Los protocolos son los lenguajes de comunicaciones que unen todos los elementos de un sistema automatizado (domótico, inmótico y urbótico): existen estándares abiertos (lenguajes comunes que cualquiera puede utilizar) o cerrados (con propietarios a los que hay que pagar por su uso). 

Los sistemas y protocolos más comunes: KNX (Bus de Instalación Europeo), X10, LONworks, BACnet y ModBUS. 

La diferencia entre el sistema KNX y el X10 es que el primero utiliza un bus de datos y su propio cableado, mientras que el segundo utiliza la red eléctrica para transmitir la información. 

SISTEMA X10 

La primera ventaja del protocolo X10 es que no hace falta hacer obras en el inmueble para instalarlo, ya que funciona a través de la red eléctrica. Para sistemas domóticos sencillos es ideal, ya que es flexible y sencillo. 

Otra de las características del SISTEMA X10 es la centralización: esto puede considerarse una desventaja, ya que si falla algún elemento del sistema central, todos los dispositivos dejan de funcionar. 

SISTEMA KNX 

El protocolo KNK, se define como el “único estándar abierto mundial para el control de casas y edificios” y su ventaja principal es que tiene un sistema de arquitectura distribuida, por lo que no es necesario un controlador central y cada elemento funciona de forma independiente. 

Además, se puede configurar todos los elementos mediante un software único. 

CUÁNTO CUESTA LA INSTALACIÓN DOMÓTICA 

El precio de una instalación automática en casa o domótica, varía en función de múltiples factores como el tamaño de la vivienda,  el número de dispositivos conectados y de equipos de control; o la gama de los mismos. 

Cuando hablamos del precio de una instalación domótica, no incluímos el coste de los dispositivos (luces, climatizaciones, etc): solo el servicio y la obra para la implementación del sistema. 

Para viviendas pequeñas (pisos o apartamentos) el precio oscila entre 650€ y 2.000€; en las viviendas unifamiliares (chalets, adosados, etc) puede ascender a 2.400 y 4.000; mientras que para casas o chalets grandes puede superar los 5.000. 

Aunque el precio inicial pueda ser alto, siempre destacamos la revalorización inmobiliaria: con una instalación domótica, el valor del inmueble aumenta considerablemente gracias a la inversión en innovación, tecnología, confort y eficiencia energética. 

LOS RIESGOS DE LA DOMÓTICA, INMÓTICA Y URBÓTICA

Los principales retos de los sistemas de automatización de edificios (al igual que el resto de aplicaciones del Internet de las cosas) es la protección de datos y la seguridad informática. 

La domótica aporta mucho valor a la vivienda, pero antes de contemplar su instalación, es necesario plantear la protección de la privacidad y seguridad de los miembros y bienes que conviven en el domicilio. 

Gracias a los dispositivos conectados, las empresas recogen muchos datos sobre los usuarios cuya regulación está contemplada en la Ley Orgánica 3/2018 de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales. 

El usuario de dispositivos domóticos, tiene el derecho a ser informado sobre los datos recopilados por sus dispositivos, a la protección entre su identidad física y digital; y al acceso, rectificación y supresión de los mismos (entre otros). 

Respecto a la ciberseguridad de las instalaciones domóticas, debemos evitar posibles ataques informáticos y hackéos al sistema: para ello hay que instalar los dispositivos en lugares con acceso exclusivo de los propietarios de la vivienda, mantener las contraseñas controladas y protegidas mediante conexiones con cifrado VPN. 

VIRTO: El primer edificio cognitivo.

VIRTO: El primer edificio cognitivo. Fuente: SUMMA

EDIFICIO VIRTO: EJEMPLO DE INMÓTICA

Un ejemplo paradigmático de inmótica es VIRTO: el primer edificio completamente inteligente que se ubicará en España.

El proyecto de VIRTO integra tantas ramas de la Inteligencia Artificial que ha inaugurado un nuevo concepto: el edificio cognitivo. 

Aplicando la tecnología de los algoritmos, el Edificio VIRTO partirá de una serie de funcionalidades desarrolladas por Axiare I+D+i (reserva de espacios, guía inteligente, control de accesos, etc) sobre las cuales el propio edificio irá aprendiendo y optimizando de forma inteligente: a medida que los usuarios interactúen con él, VITRO irá aprendiendo y mejorando sus capacidades para adaptarse a sus gustos y necesidades. 

Virto ha sido proyectado para ser, más que un edificio, un ente digital con plena capacidad de comunicación, control y comunicación mediante la voz, pantallas táctiles y sensores. 

Propiedad de Axiare Patrimonio, en 2017 se anunció su llegada el colaboración con la consultora Opinno y las tecnologías de DialogFlowR y LeapMotionR con una inversión inicial de 6 millones de euros y más de 17.000 m2 de superficie bruta ubicada en el distrito de negocios de Arroyo de la Vega de Madrid (en el barrio de La Moraleja de la localidad madrileña de Alcobendas).

Su objetivo es obtener la certificación LEED Gold: una de las calificaciones de sostenibilidad más reconocidas internacionalmente. 

Publicaciones
relacionadas

Go to top

En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si navegas por nuestra web, estarás aceptando el uso de las cookies Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar