Mejora el Aislamiento de tu CASA -【GUIA】

PUBLICACIONES ARQUITASA

ARQTUALIDAD ARQUITASA
18 03 2021

AISLAMIENTO TÉRMICO DE LA CASA: UN VALOR SEGURO

Es un hecho. En el mercado inmobiliario, las viviendas con un buen aislamiento térmico valen más: ya que, entre los factores que determinan el valor de un inmueble, están la climatización, la eficiencia energética o el estado de conservación. 

Por eso, cuando una casa está correctamente aislada del exterior, aumenta su valor de mercado: porque, por una parte, mejora la calidad de vida de las personas que habitan la vivienda (en cuanto al ahorro y el confort) y, por otra, reduce el impacto medio ambiental del inmueble. 

Sin duda, la inversión en aislar térmicamente una vivienda es muy rentable porque, en primer lugar, disminuye el consumo energético y, en segundo lugar, aumenta el valor de mercado del inmueble

Además, el coste de mejorar el aislamiento de una casa es relativamente bajo: como veremos en profundidad más adelante, según el tipo de sistema de aislamiento, el precio oscila entre los 700€ y los 5.000€ (dependiendo del tamaño). 

Actualmente, una inversión amortizada a largo plazo tanto en el gasto energético, como en el valor final de la casa. 

A continuación, te exponemos todo lo que necesitas saber para elegir el mejor aislamiento para tu vivienda en función del presupuesto que puedas gastar, el tipo de inmueble y uso de la vivienda. 

Los mejores materiales aislantes para calor, frío y ruido

No es igual proteger una vivienda en Alaska que en el Sahara. Dependiendo del contexto climático del inmueble, unos materiales son mejores o peores para su correcto aislamiento.

Además del clima de la zona donde se ubica la casa (temperatura media anual, variación térmica entre estaciones y situaciones climáticas adversas como vientos o lluvias), también debemos tener en cuenta la humedad, la instalación eléctrica, los ruidos o la humedad para seleccionar la mejor opción.  

Los mejores materiales para conservar el calor, frío o sonido en la vivienda

Infografía. Los mejores materiales para aislar la vivienda. Fuente: elaboración propia

Qué materiales aíslan mejor el calor

En las zonas de clima frío o inviernos prolongados, es importante contar con un buen aislamiento que conserve el calor dentro de la vivienda. 

Los materiales que mejor retienen la temperatura, dependen del lugar que queramos aislar: 

  1. Para aislar las ventanas del frío, los mejores materiales son la doble ventana; los burletes (tira de tela, caucho u otro material, que se fija en las rendijas y en las juntas para aislar un recinto) o las cortinas y persianas. 
  2. Para aislar las paredes del frío, los mejores materiales son: 
    1. Exteriores o fachadas: lana mineral, poliestireno expandido o cámaras de aire. 
    2. Paredes o tabiques interiores: lana mineral, pintura aislante térmica o corcho. 
  3. Para aislar los techos, además de la temperatura, debemos elegir un buen aislante de la humedad. En este sentido, el mejor aislante térmico para techos es la chapa: un tipo de cubierta adaptable a los cambios de temperatura e impermeable a las inclemencias climatológicas. 
  4. Para aislar el suelo, una solución puede ser poliestireno (espuma fenólica) o aislantes térmicos naturales como la lana mineral, celulosa o corcho granulado. 

Qué materiales aíslan mejor el frío

Para retener el frío en una habitación, los mejores materiales son 

  1. Piedra: las mejores para aislar una casa son las de color claro (absorven menos calor que las oscuras). El granito es el más fresco, mientras que el mármol el mejor para la humedad. 
  2. Cerámica: las piedras son de un 75% a un 50% más conductoras térmicas que las cerámicas, por lo que estas últimas son buenas aislantes y, gracias a su grosor fino, se adaptan mejor a la variación de temperatura. 
  3. Pinturas minerales: cal, yeso o arcilla; gracias a su perfil higroscópico (absorben o liberan el agua según la humedad) y su frescura, son ideales para mantener una humedad y temperatura equilibradas dentro de la vivienda. 
  4. Cemento y hormigón: son materiales espesos de gran inercia térmica que ayudan a enfriar el ambiente de la casa. 
  5. Agua: la más natural y biométrica de las opciones. Gracias a la dinámica de evaporación, absorbe el calor y refresca las estancias inmediatamente. 

Qué materiales aíslan mejor el ruido

El aislamiento acústico también es fundamental para mejorar la calidad de vida de un inmueble y aumentar su valor de mercado. 

Para impedir que el sonido entre o salga de la casa en general, o una estancia de la misma en particular, existen dos técnicas opuestas: 

  1. Aislamiento acústico (reflejar el sonido): los mejores materiales para impedir la penetración del ruido son el acero, el plomo o el hormigón. Elementos rígidos y densos que no dejan pasar el sonido. 
  2. Absorción acústica (retener el sonido): por el contrario, los materiales que mejor absorben son aquellos capaces de retener las ondas, como la lana de vidrio o roca o el poliuretano. 

A la hora de seleccionar un buen aislamiento acústico, es importante tener en cuenta el aislamiento térmico: ya que dependiendo del método que seleccionemos (aislamiento o absorción) los materiales serán compatibles con una u otra técnica de protección climática. 

Tipos de sistemas de aislamiento 

El aislamiento térmico de una casa es la protección frente al frío o calor mediante la aplicación de diferentes materiales que impiden o favorecen la variación térmica. 

Existe un amplio abanico de posibilidades, desde los materiales minerales, naturales o sintéticos hasta los formatos como partículas, placas o rollos. Para elegir la mejor opción, a continuación te explicamos las 5 tipos de aislamiento más utilizados: 

  • Aislamiento térmico inyectado  o insuflado 

Es el más rápido y a la vez el más cómodo. Consiste en hacer unos agujeros en la fachada a través de los cuales se va a inyectar con un tubo el aislamiento térmico. Es necesario comprobar que no se han quedado zonas sin cubrir, y que no hay puentes térmicos.  La certificación se realiza mediante fotografías termográficas para conocer si se han colocado de manera correcta. 

  • Trasdosados: Aislamiento térmico interior 

Esta es la mejor opción para una reforma integral de la vivienda. La colocación se lleva a cabo a través de paneles aislantes que se ubican junto a la fachada. Se revisten con una capa de pladur o ladrillo para que sean imperceptibles al ojo humano y queden bien engrasados.

  • Sistema de Aislamiento Térmico Exterior (SATE) 

Esta es la mejor opción si el aislamiento térmico es un problema que tiene todo el edificio. Esto se debe a que se lleva a cabo en el exterior y afecta a la imagen de la vivienda, por lo que habrá que pedir una licencia

La ventaja es que durante la colocación no afecta al interior de la vivienda y se deshace de los puentes térmicos. Se van a colocar paneles aislantes en toda la fachada y se cubrirán con diferentes acabados. 

El precio de aislar una casa con SATE varía entre 50 y 80€ por metro cuadrado.

  • Aislar techos y suelos

Cuando hacemos una reforma para ampliar una vivienda o cerrar una terraza o balcón, estamos incorporando al interior de la vivienda estructuras que, originalmente, no estaban diseñadas para aislar térmicamente un espacio. 

En estos casos, debemos reforzar el aislamiento de suelos y techos para evitar puentes térmicos que disminuyan la capacidad climática de la vivienda. 

  • Trasdosados directos (OSB, corcho, etc)

Consiste en enganchar en la cara interior de la vivienda un panel aislante que sea un acabado o base para pintar. En este caso, las opciones más recomendables son los paneles de corcho o las fibras de madera (paneles OSB). 

Cómo mejorar el aislamiento diferentes zonas: paredes, techos y suelos

Aislamiento de paredes y ventanas 

Es importante que, antes de cambiar nada, estemos bien asesorados y sepamos lo que queremos conseguir. Además, el precio también puede variar de un material a otro: 

  1. PVC: Es el material que más se utiliza por que es el más económico y además es un buen conductor de la temperatura. Su nivel de aislamiento es óptimo. 
  2. Aluminio: Es más resistente que el PVC, y aguanta  vidrios pesados y de grandes dimensiones. 
  3. Madera: es la opción más cara de las tres, pero es muy buen aislante y protege mucho de los cambios bruscos de temperatura. Eso sí, hay que tener en cuenta que requiere un mantenimiento mucho mayor que los otros dos materiales anteriores.

Aislamiento de techos y suelos

La técnica más utilizada para el aislamiento de suelos es el aislamiento insuflado: inyectar un material aislante a través de la perforación. Lo mejor de esta técnica es que no necesita desmontar la estructura. 

En cuanto a los techos, la técnica del insuflado también es muy popular, y se puede realizar con diferentes materiales: 

  • Celulosa: se extrae del reciclaje de papel de periódico y se complementa con ácido bórico para hacerla ignífuga. 
  • Fibra de madera: muy recomendable para zonas especialmente calurosas
  • Lana de roca: repelente del agua y perfecto para soportar grandes temperaturas. 

Cuánto cuesta aislar una casa

Como te comentábamos al principio, el precio de aislar una vivienda depende de muchos factores, entre ellos los materiales que utilicemos. 

Las opciones más baratas son la espuma de poliuretano (entre 7 y 13€ el metro cuadrado) y los trasdosados (entre 7 y 40€ el metro cuadrado); mientras que los más caros son el SATE (entre 50 y 80€ el metro cuadrado) y la fachada ventilada (entre 100 y 150€ la fachada ventilada). 

Aspectos a considerar para aislar una vivienda

Para decidir con qué material y técnica aislamos nuestra casa, debemos tener en cuenta varios factores: 

  1. Superficie (metros cuadrados) 
  2. Tipo de vivienda
  3. Interior o exterior 
  4. Técnica 
  5. Perforaciones 
  6. Tipo de pared (madera, pladur, etc). 
  7. Cantidad de material 
  8. Material
  9. Densidad del material
  10. Elementos de la estructura 

Aislar una casa con celulosa 

Aunque es uno de los materiales menos utilizados, es altamente recomendable para aislar tejados, paredes y fachadas debido a su bajo impacto ambiental. 

Se obtiene del reciclaje de papeles de periódicos, por lo que se convierte en una de las mejores opciones si queremos favorecer el diseño sostenible de nuestra vivienda. 

Cuánto cuesta aislar una casa con celulosa 

El precio de aislar una vivienda con celulosa oscila entre los 10€ y los 15€ por metro cuadrado. 

Aislar una casa con poliuretano

El poliuretano es uno de los materiales más comunes para proteger una vivienda térmicamente: es muy buen aislante, ligero, ignífugo, fácil de instalar y barato. 

Cuánto cuesta aislar una casa con poliuretano

Su precio varía entre los 5€ y los 15€ por metro cuadrado dependiendo del espesor, la densidad o la dificultad de instalación. 

Claves para aislar mejor una vivienda

Algunos consejos para conservar el calor en invierno y que la temperatura sea óptima en verano son:

  • Utilizar una caldera de bajo consumo, al principio nos parecerá que su precio es desorbitado, pero a la larga vamos a salir ganando con el cambio. 
  • Programar la calefacción de tal manera que evitemos subir bruscamente la temperatura porque genera mucho gasto. Además, también se recomienda que la temperatura sea en torno a los 20 grados y que nunca supere los 22. 
  • Cerrar puertas y ventanas y evitar así que entre mucho calor en verano y mucho frío en invierno. 
  • Utilizar paneles reflectantes y colocarlos detrás de los radiadores para que el calor rebote y ahorrar un porcentaje muy elevado de energía. 
  • Revisar los sistemas calefactores cada dos años, ya que los filtros pueden estar ya desgastados e impedir que el calor se conserve. 

Es importante que tengamos en cuenta algunos de estos consejos. Porque así, solo así conseguiremos que nuestra casa esté bien aislada  y que nuestra calidad de vida aumente. 

Conclusiones: retorno de la inversión 

El ahorro es el principal factor al considerar cómo mejorar el aislamiento de nuestra casa, de lo importante que es cuidar el planeta y sobre todo, cuidar lo que van a heredar nuestros hijos. 

El hecho de aislar una vivienda es una de las decisiones más inteligentes que podemos tomar porque ahorramos en consumo energético y la inversión, todo lo que gastemos, lo vamos a recuperar en muy pocos años. Por ejemplo, la mayor parte de los edificios construidos antes del año 1980 no tienen ningún aislamiento térmico. 

Si vamos a construir una vivienda desde cero y queremos que cuente con aislamiento solo vamos a tener que avisar al arquitecto responsable para que lo tenga en cuenta y se ponga manos a la obra. De esta forma la nueva vivienda contará con una alta eficiencia energética

Pero también puede que sean pisos  antiguos que quieren consumir menos energía o que, por el contrario, pasan mucho calor en verano y mucho frío en invierno. 

En este caso, lo recomendable es mejorar el aislamiento térmico y renovar las ventanas porque son el elemento clave de los inmuebles, ya que se encargan de proteger de todos los elementos atmosféricos, tanto si llueve como si hace un sol radiante. Llenan de luz el hogar y siempre nos fijamos en ellas cuando tenemos que elegir un hogar. 

Publicaciones
relacionadas

Go to top

En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si navegas por nuestra web, estarás aceptando el uso de las cookies Más información

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar