arquitasa logo PUBLICACIONES ARQUITASA
ARQTUALIDAD ARQUITASA
2 09 2020

EL VALOR DE LAS CASAS ACCESIBLES

Porque hay que pensar siempre en los demás y no mirarse el ombligo. A la hora de diseñar una casa es fundamental tener en cuenta a aquellas personas en silla de ruedas. Su movilidad es reducida y por ello necesitan todo tipo de facilidades. Porque aunque pueda parecer una tontería, cada detalle cuenta y habrá que tenerlo todo pensado. Desde los dormitorios hasta la cocina pasando también por los pasillos o tener en cuenta el ancho de todas las  puertas de la vivienda.

Porque este tipo de construcciones tienen que estar muy cuidadas. Habrá que pensar incluso en los materiales que se van a utilizar puesto que conviene que sean estables, firmes y antideslizantes ya que así la silla de ruedas tendrá mucha más libertad de movimiento. Además materiales como la madera sólida son fáciles de mantener y, en el caso de que se rayasen con la circulación de la  silla de ruedas, podrían renovarse sin problema.

Debemos evitar utilizar pisos muy “acolchados” ¿Por qué? Porque será prácticamente imposible maniobrar. No están diseñados para la accesibilidad. Y, muy importante, todo arquitecto sabe que lo más conveniente es omitir por completo las alfombras en aquellos lugares de paso. Si quieren utilizarlas como elemento decorativo tendrá que hacerse en aquellos rincones poco transitados y su altura no deberá ser superior a un centímetro.  Pequeños detalles que suponen grandes avances. Porque hay que cambiar la mentalidad y pensar en una casa accesible.

EL ACCESO A LA VIVIENDA, FUNDAMENTAL

¿Cuántas veces hemos escuchado por la tele los innumerables problemas que tienen personas en silla de ruedas que no pueden acceder a sus casas? ¿Por qué en pleno siglo XXI todavía seguimos encontrando edificios sin rampa e incluso sin ascensor? ¿Por qué? Todo esto supone un problema para acceder a la vivienda. Por eso es fundamental que a la hora de construir un edificio pensemos en todos y no solo en los jóvenes, sanos y encima fuertes que no tienen ninguna enfermedad. Habrá que tener en cuenta a todo el mundo. Grandes, pequeños, delgados, gordos, y por supuesto, aquellas personas que tienen que depender de la silla de ruedas para moverse.

Porque no es agradable y por eso ahora las casas accesibles tienen más valor. Que una persona en silla de ruedas pueda accedes a su vivienda se ha convertido ya en una preocupación arquitectónica. Se deberán incorporar rampas, elevadores o plataformas elevadoras. De esta forma, además, se cumplen las pautas de la ADA. Además tendrán que apuntar estas medidas: el ancho de la rampa deberá ser de un mínimo de 90 cm y la pendiente transversal no debe exceder 1:48.

UN DORMITORIO ACCESIBLE, UNA PIEZA CLAVE

Porque es más complicado de lo que parece y porque cada detalle cuenta. Tenemos que pensar por un momento en que nuestro objetivo es hacer la vida más fácil a la persona que va a vivir en esta casa. El dormitorio es uno de los lugares clave. Tiene que ser cómodo, seguro y tener el suficiente espacio como para que la silla de ruedas pueda moverse libremente. Todas las áreas de giro deben contar con, al menos, 150 cm de espacio libre sobre todo en las esquinas de la cama, el escritorio o los cajones.

Los muebles que elijamos para la habitación tienen que ser cómodos y accesibles. No pueden ser muy altos para que los usuarios puedan alcanzarlos y se recomienda que no supere los 75 cm de altura.

EL ACCESO A LA COCINA Y EL BAÑO, A EXAMEN             

Porque en la cocina también podemos pasar gran parte de nuestro tiempo y sino que se lo digan a todas aquellas personas que han aprovechado el confinamiento para demostrar sus dotes culinarios. Parece fácil adaptar una cocina pero sin duda es uno de los lugares de la casa más complicados puesto que habrá que pensar en el lugar que vamos a colocar cada electrodoméstico. Para que sea fácil su uso deberán estar a una altura máxima de 85 cm sobre el suelo.

Pero no solo la cocina, también hay que pensar en el baño y es que la bañera por ejemplo requiere de un espacio mínimo de 75 cm en toda su longitud. En el caso de los inodoros habrá que dejar un espacio libre de 150 cm como mínimo desde la pared lateral y 140 cm desde la pared posterior. Nada puede quedar a la improvisación y cada detalle contará de cara al resultado final.

LA ACCESIBILIDAD SIEMPRE ES UN PUNTO A FAVOR

Porque ya no hay excusas para no hacer una vivienda accesible. Porque ahora mismo a la hora de comprar una vivienda son muchos los que prefieren que esté lo más adaptada posible ¿Por qué? Porque la vida así se hace mucho más fácil. Y es que hemos hablado de las sillas de ruedas pero también ocurre con los carros de los bebés por ejemplo. Hay en muchos edificios donde es imposible subir uno en el ascensor y la solución pasa por plegarlo.

Esto no puede repetirse y por eso los arquitectos deben estudiar a conciencia las distintas posibilidades que hay de construir una casa que va a hacer felices a muchas personas. Porque solidaridad también es aportar nuestro granito de arena y por eso desde Arquitasa apostamos por este tipo de viviendas que, en definitiva, nos hacen la vida más fácil.

Publicaciones
relacionadas

En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si navegas por nuestra web, estarás aceptando el uso de las cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar