PUBLICACIONES ARQUITASA
ARQTUALIDAD ARQUITASA
30 04 2020

CÓMO SERÁN LAS VIVIENDAS TRAS EL COVID-19

La grave ‘crisis sanitaria’ producida por el ‘COVID-19’, con las inducidas crisis económica, social e incluso crisis cultural, han supuesto un final de ciclo, que ha evidenciado muchísimas carencias de nuestra sociedad. Nos ha recordado lo insignificantes que somos ante la inmensidad del universo y lo peligroso que puede resultar poner en situación de riesgo a nuestro medio natural. Está claro que cuando salgamos de la difícil situación creada por el ‘Corona Virus’, ya nada será igual. Entre otras muchas cosas, tendrá que cambiar la concepción de las viviendas, de los barrios y de las ciudades.

nueva vivienda covid

¿Cómo se diseñaran la viviendas después del COVID-19?

Por otro lado, el obligado confinamiento, que todavía estamos padeciendo, ha hecho visible lo mal preparadas que están las referidas viviendas, barrios y ciudades, dejando ver las grandes desigualdades sociales, económicas y culturales que todavía tenemos. Está claro que no está siendo lo mismo vivir el ‘confinamiento’ en una amplia, soleada y ventilada ‘vivienda unifamiliar’ con jardín y piscina, que padecerlo en una ‘infravivienda’, sin luz natural ubicada en un barrio sin apenas servicios. Pero hoy nos centraremos en las viviendas, pensando cómo deberán diseñarse a partir del ‘COVID-19’.

Nos dirigimos hacia la flexibilidad, adaptabilidad y la eficiencia energética

En los últimos años hemos estado debatiendo y trabajando sobre cómo debían ser las viviendas, puesto que las existentes no se habían adaptado a los grandes cambios sociales producidos. Todas las viviendas estaban pensadas para un solo tipo de estructura familiar, que además se creía que era invariable con el paso de los años. Pero la realidad era bien distinta, las familias, o mejor las agrupaciones de personas, que habitaban bajo un mismo techo, eran múltiples, diversas y variadas, además de ser cambiantes a lo largo de la vida. Por todo ello, las viviendas debían ser muy flexibles y adaptables a distintas situaciones. Por otro lado, las viviendas debían adaptarse a situaciones desjerarquizadas, teniendo en cuenta, sobre todo, la ‘igualdad de género’. Y todos hacíamos mucho hincapié en que las viviendas deberías ser ‘bioclimáticas’, con eficiencia energética, con mínima producción de residuos y con ‘cero emisiones’

balcones covid19

Todo lo anterior lo teníamos asumido arquitectos y administraciones públicas, pero estaba resultando difícil implementar los cambios por las reticencias de muchos promotores e incluso por los propios usuarios. Pero, de repente, todo cambió, como decía Benedetti, ‘cuando supimos las respuestas nos cambiaron las preguntas’. Son tiempos de incertidumbre .Tras el ‘Corona-Virus’ y después del ‘confinamiento’, nos hemos dado cuenta de la importancia que tiene que las viviendas lleven zonas privadas y zonas comunes, zonas para la intimidad, zonas dotadas para el teletrabajo, espacio para la ‘cuarentena’ de los objetos y alimentos que entran en la casa y muchas más cuestiones que nos deben llevar a realizar profundas reflexiones.

 

Además de la vivienda, el edificio también debe estar preparado

Está claro que el ‘confinamiento’ ha puesto de manifiesto lo importante que son las terrazas, el “valor” que le da a una vivienda un balcón. Por no hablar de los espacios de almacenamiento, para largas temporadas sin salir. Se ha pasado mejor la ‘cuarentena’ en las viviendas que tenían itinerarios recorribles lo más largos posibles, las que tenían ventilación cruzada y buen aislamiento. Ha aumentado la valoración de las viviendas donde existen espacios privados para preservar la intimidad. También los pisos con cocinas abiertas. Tal vez sea difícil que una pequeña vivienda tenga todas estas prestaciones, por lo que creemos que deben ser los edificios los que alberguen zonas comunes muy bien dotadas que permitan complementar a las viviendas y que puedan ser usados por turnos.

nueva vivienda coronavirus

 

Efecto inmediato en el valor de tasación de las viviendas

Está claro que ya estamos valorando y teniendo en cuenta todas estas cuestiones en las tasaciones de las viviendas. Las viviendas que tengan terrazas y balcones serán mucho mejor valoradas. Los pisos que tengan ventanales con buenas vistas a espacios libres tendrán tasaciones más altas. Las que estén desjerarquizadas y posean espacios para la intimidad alcanzarán valores más altos y así sucesivamente. En Arquitasa estamos confeccionando los “diez mandamientos” que deberán cumplir las futuras viviendas para poder pasar previsibles confinamientos. Sin duda las mejor valoradas serán las que mejor se adapten para tiempos de cuarentena.

5/5 (1 Review)

Publicaciones
relacionadas