arquitasa logo PUBLICACIONES ARQUITASA
ARQTUALIDAD ARQUITASA
25 08 2020

EL VALOR DE VIVIR EN LOS PUEBLOS

eNos encantan las grandes ciudades, siempre hemos deseado vivir en ellas y sino que se lo digan a aquellos que quieren terminar segundo de bachillerato y desembarcar por primera vez en ciudades como Madrid o Barcelona. La vida les cambia por completo y todo lo que desean lo tienen ahí, al alcance de su mano. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce. Las universidades se multiplican en ciudades como Madrid, eso es una realidad. Las oportunidades laborales también se multiplican ya que en la capital de España es, en definitiva, donde se encuentran las sedes de las principales empresas. Pero ¿y el alquiler? Pagamos o, en algunos casos, pagan nuestros padres precios desorbitados por una habitación en un piso donde casi no llega la luz del sol.

Y es que las grandes ciudades son un reclamo tanto para turistas como para estudiantes con ganas de comerse el mundo. Salir de casa de sus progenitores y disfrutar de todo lo que les está a punto de llegar. Sin embargo, este año es inevitable no hablar del Covid 19 en todos los temas de conversación y, cuando estamos hablando del interés de vivir en ciudades como Madrid o Barcelona, también es inevitable que el coronavirus se cuele entre estas líneas. ¿Queremos seguir trasladándonos para estudiar? ¿Y para trabajar? ¿Tenemos ganas, en estos tiempos que corren, de salir de nuestra ciudad?

CAE EL PRECIO PARA COMPARTIR PISO EN LAS GRANDES CIUDADES

vivir en los pueblos

Nos encontramos, además en esos meses clave. Estamos a menos de un mes para que comience el supuesto curso escolar. Hablamos de supuesto porque a estas alturas todavía no sabemos si los estudiantes podrán volver a las aulas. Estos son los meses en los que proliferan los viajes a las grandes ciudades para conseguir un piso que reúna las 3B ¿de qué hablamos? De bueno, bonito y barato.

Según algunos estudios del portal de vivienda Idealista, el interés por compartir piso en ciudades como Barcelona ha caído en un 45,5% durante el segundo trimestre. En ese momento, aún nos encontrábamos en estado de alarma. Pero esta parálisis se trasladaba también a la capital de España y nos encontrábamos una situación peculiar y es que eran muchas las habitaciones que se quedaban disponibles algo que es misión imposible si una pandemia mundial no hubiese venido para quedarse.  La demanda de pisos en Madrid también cayó un 51, 2% frente al primer trimestre del año.

Los precios, aunque la gran mayoría se han mantenido estables, también han sufrido las consecuencias de la crisis que estamos viviendo. En Barcelona los precios han descendido un 5,6% hasta los 425 euros al mes mientras que en Madrid el precio medio por habitación se queda en 400 euros al mes tras ceder un 9,1% de media.

Datos impensables si nos situamos hace un año. Porque encontrar piso en Madrid o Barcelona era siempre un deporte de riesgo y también un desembolso para nuestro bolsillo. Sin embargo muchos son los que tras levantar el estado de alarma decidieron hacer las maletas y volver a su ciudad de origen ¿por qué? Porque no hay una certeza de que las clases vayan a volver a ser presenciales y además muchos continúan teletrabajando y, hasta nuevo aviso, no tienen que volver a pasar por la oficina. Por ello han decidido huir de las ciudades y eso implica que los pueblos hayan aumentado la población y también que se haya incrementado el interés por adquirir una vivienda en un pueblo.

VIVIR FUERA DE LA CIUDAD SE CONVIERTE EN ALGO A VALORAR

El teletrabajo nos ha abierto la mente y, aunque aún quedan muchos puntos que matizar, ha logrado que muchas empresas hayan podido seguir con su rutina a pesar de la pandemia. Y es que, además, España es uno de los países que cuenta con una mayor red de fibra de España y, por tanto, son muchos los que tras el fin del estado de alarma decidieron poner rumbo a una segunda residencia y continuar trabajando desde allí. No cambia nada, simplemente el lugar. Y llegados a ese punto creo que todo el mundo necesitaba un cambio de aires.

El virus sigue ahí fuera, no se ha ido y tampoco sabemos cuándo va a desaparecer de nuestra vida. Por eso son muchos los que ya están haciendo planes a largo plazo y están mirando comprar una vivienda alejada de las grandes ciudades. ¿Por qué? Porque ya no necesitamos vivir en el mismo sitio que trabajamos, basta con que tengamos una buena conexión a internet para desarrollar nuestras funciones. Según también Idealista comprar una vivienda en un municipio de menos de 5.000 habitantes en España es un 51,8% más barato que la media nacional. Si queremos comprar una vivienda en uno de estos pueblos, alejados del bullicio, nos costará 834 euros el metro cuadrado mientras que si decidimos seguir apostando por las capitales, el metro cuadrado subirá hasta los 1.729 euros.

Porque es en estos momentos en los que hay que tomar una decisión y esta pasa por elegir bien el lugar en el que queremos vivir. Porque también la pandemia ha hecho que miremos la vivienda con otros ojos y que nos demos cuenta de lo que de verdad necesitamos para sobrevivir. Ya no nos fijamos tanto en la situación sino que queremos sentirnos cómodos en ella. Y que tenga balcón, para poder tomar el sol si se puede y seguir aplaudiendo a todos aquellos que nos siguen cuidando. Porque hay que ver siempre el vaso medio lleno y según algunos expertos, el teletrabajo ha servido para dar un empujón al entorno rural, ese que tanto necesitaba.

Porque la vida nos cambió aquel 14 de marzo y lo va a seguir haciendo. Las calles, las ciudades, las playas y también la vivienda que ha visto cambios que hace años hubiesen sido impensables. Ahora toca ver el lado positivo de todo esto, que lo tiene. Seguir luchando porque este virus se vaya y no sigan apareciendo rebrotes pero, sobre todo, hay que saber que de todo se puede sacar, aunque no lo haya, un lado positivo.

Publicaciones
relacionadas

En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si navegas por nuestra web, estarás aceptando el uso de las cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar