PUBLICACIONES ARQUITASA
ARQTUALIDAD ARQUITASA
20 07 2020

LA SUPERFICIE DE LAS OFICINAS, REDUCIDA POR EL CORONAVIRUS

No sabíamos muy bien lo que era, como funcionaba, si podría ser útil para las empresas… Las dudas y preguntas que generaba el teletrabajo eran muchas. Algunas se han ido resolviendo durante estos meses y otras se convierten en un reto continuo. Ha sido la prueba de fuego para muchos y para otros han pasado a ser el salto definitivo, aquel empujón que necesitaban para abandonar por completo la oficina tradicional . No hubo tiempo de pruebas y no nos quedó más remedio que implantarlo deprisa y corriendo. Aunque a día de hoy aún son muchos los que siguen así, teletrabajando, los que le han cogido el gusto a no tener que ir a la oficina ni a desplazarse. Porque aunque en algunas empresas ha habido incorporaciones escalonadas aún son muchos los que no tienen ninguna perspectiva de volver, por lo menos, hasta septiembre.

EL TRABAJO POST COVID-19

Los que sí que lo han hecho han experimentado cambios. La vida después del confinamiento no es la misma y la nueva normalidad nos ha dejado una estampa fría, rara y desapacible. En definitiva, el coronavirus nos ha cambiado la vida. Nuestros objetivos, nuestras inquietudes, nuestras metas… Estamos, poco a poco volviendo a caminar solos y eso, como todo al principio, cuesta. Hay que volver a fijar objetivos, abrir la mente y descubrir que podemos continuar aquel camino que dejamos a medias.

Por eso ahora, después de esta crisis sanitaria, hay que buscar alternativas y poner soluciones a todo lo que nos encontramos a nuestro paso. Esto pasa también por los cambios que sufrirán las oficinas. Muchas marcas o empresas ya están buscando nuevos lugares donde ubicar a sus trabajadores. Y es que, con la distancia de dos metros que hay que tienen que guardar entre ellos, es imposible incorporarles a todos a la vez. Habrá que hacer turnos y alternar el trabajo presencial con el teletrabajo. Son tantas cosas las que hay que tener en cuenta que muchas veces nos olvidamos de como trabajábamos antes. Manivelas, puertas, ordenadores… Todo, absolutamente todo tiene que estar desinfectado y nada se puede dejar a la improvisación.

Sin una vacuna a corto plazo es inviable volver a compartir lugares de trabajo y zonas comunes como por ejemplo el comedor o los baños, debemos hacernos a la idea y cuanto antes sea, mejor. Una vida tal y como la conocíamos puede suponer arriesgar demasiado cuando además estamos viendo que media España está sufriendo rebrotes. Muchas marcas o empresas se pueden permitir tener a sus trabajadores en casa. Esto les hace ahorrar costes fijos y les permite, además, optimizar recursos.

¿Qué ocurrirá entonces con aquellas empresas que tengan alquilados locales enormes e incluso edificios con varias oficinas? Lamentablemente, van a ser sustituidas. Se estima que las empresas reduzcan un 30 por ciento la superficie de sus oficinas y muchas ya se han puesto manos a la obra. Es cuestión de meses que todos esos grandes locales vuelvan a colgar el cartel de “se alquila”.

TELETRABAJO-covid

LA UBICACIÓN LE QUITA TERRENO A LA SUPERFICIE

Se valorará más la ubicación del local que su superficie. Las empresas buscarán lugares más acogedores y que estén mejor situados. Llevan meses pensando en ello, en el espacio de trabajo. El teletrabajo ya ha llegado para quedarse y ahora hay que adaptarse. Por ello, el hecho de pagar una elevada cantidad de alquiler no les sale rentable y la solución pasa por buscar algo más céntrico.

El momento podría ser ahora. El verano sirve de punto de inflexión, actúa de trampolín para que, aquellos que no se atreven, puedan hacer cambios. Porque son muchos los expertos que aseguran que el mercado inmobiliario está muy vivo. Aunque algunos comercios, lamentablemente, han tenido que echar el cierre otros, sin embargo, han aprovechado la crisis sanitaria para reinventarse, para cambiar la mentalidad y apostar por lo que realmente quieren en momentos que son francamente complicados.

Ciudades como Madrid, Barcelona, Bilbao o Sevilla ya están viviendo estas transformaciones y están viendo como muchos de sus grandes locales, por excelencia, están siendo “abandonados”. La oficina tendrá más valor ahora dependiendo de su ubicación exacta, su posición ahora será determinante para las empresas. Después de la pandemia, prima más la calidad del lugar que la cantidad de espacio que tengamos.

LAS OPORTUNIDADES DEL TELETRABAJO

Si esto nos lo llegan a contar hace un año seguro que nadie se lo hubiese creído. Desde aquel 14 de marzo estamos viviendo en una película de terror continua, de esas que prefieres taparte la cara y no ver lo que ocurre al final. No podemos sacar nada positivo de esto. Al contrario, todo han sido preocupaciones y datos negativos, cifras alarmantes que nos hacen llorar cada vez que recordamos a todas aquellas personas que se ha llevado el virus.

Nos hemos quedado en casa, hemos hecho vida entre cuatro paredes y, como no, hemos convertido nuestro hogar en nuestra oficina. El teletrabajo, para muchos sectores, se ha transformado en una oportunidad. Según algunos datos, entre un 30 y un 35 por ciento de la población activa ha teletrabajado durante estos meses y muchos de ellos, aún en la nueva normalidad, lo siguen haciendo.

Esto hace además que nos planteemos que ya no es necesario quedarnos a vivir en el lugar de trabajo, que no vamos a depender de nuestra profesión a la hora de elegir donde queremos criar a nuestros hijos. El teletrabajo ha sido la excusa perfecta para evolucionar, para cambiar un poco las cosas y para no estancarnos. Porque algo de “positivo” (si se puede llamar así) tenía que tener esta pandemia…

Porque nos ha servido por lo menos, para darnos cuenta de que si queremos, podemos evolucionar al igual que lo están haciendo otros países, que la oficina se puede trasladar a nuestra casa. Ahora toca pensar en la conciliación, una asignatura pendiente que no se lleva del todo bien con el teletrabajo. Y para eso tendremos que dar aún algún paso más.

Publicaciones
relacionadas

En nuestro sitio web utilizamos cookies propias y de terceros para recoger datos estadísticos sobre el uso de nuestra web. Si navegas por nuestra web, estarás aceptando el uso de las cookies Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar